jueves, noviembre 30, 2006

Escribir un blog.

Enfrentarse a la hoja en blanco (hoy pantalla) siempre ha sido difícil. Parte del proceso de ponerse a escribir implica una larga meditación sobre si el resultado será lo que espero desde que desarrollo la primera idea. Alguno afirman que para ellos escribir es algo natural que fluye como el agua bajando las montañas de su sabiduría. Por los resultados de algunos de estas fuentes de escritura este servidor considera que muchos de los actuales escritores efectivamente manan sus letras como el agua, pero de una procedencia menos romántica que las montañas (y en alguna ocasión con peor olor). Para aquellos que logran escribir sin ensayo y error y logran la calidad mis felicitaciones. Yo en cambio soy como un carpintero de la escritura.

Cuando este servidor escribe los artículos para el blog, por lo general empiezo tres o cuatro veces con dos o tres ideas diferentes. Lo único que he escrito de corrido casi sin respirar y porque me salió del alma (que por lo general no necesita salvoconductos razonables), fue el panegírico que le dediqué a mi abuela el día de su funeral. Lo demás, todos los artículos restantes, llevan un proceso de racionalización, ensayo, reducción, ampliación, búsqueda de fuentes etc. Si además quiero incluir fotografías para adornar un poco, debo hacer la búsqueda, asegurarme que no tenga copyright o que su reproducción esté autorizada y luego acomodarla según mis muy limitados criterios de diseño gráfico. Además, debe uno buscar en ocasiones enlaces a noticias para ilustrar algún punto, asegurarse de no haber ofendido a nadie y por último revisar que el resultado final sea coherente y que la idea original esté ahí.

Los blogs presentan además un reto especial para el aprendiz de escritor por cuanto uno puede ponerse solito la soga al cuello cuando decide habilitar la sección de comentarios y recibir la retroalimentación de sus lectores (en esto los comentaristas de periódicos tienen una enorme ventaja: pueden escribir la burrada más enorme del universo y nunca se enteran de la reacción que provocaron).

De ahí que este cura tenga la impresión de que el fenómeno de los blog de opinión estará perdiendo fuerza en unos años para quedar en manos de los periodistas independientes. Me explico. El proceso de realizar comentarios con periodicidad suficiente para mantenerse actualizado y mantener el interés del lector es un proceso intelectualmente retador. La constancia señores es la clave. Muchos de los blogs de opinión que tiene nuestro país comienzan con gran ímpetu para luego ir espaciando los resultados hasta caer en el abandono. Este abogado por ejemplo realizó la promesa de publicar dos veces por semana y sólo ha podido cumplir el 50% de lo prometido. No existen mayores incentivos para forzar al escritor a cumplir con una entrega periódica a no ser su propia disciplina.

Aclaro que sólo estoy incluyendo en esta muerte anunciada a los blogs de opinión. Los blogs de poesía, literatura, fotografía o arte tienen licencia para caer en hiatos por cuanto las musas suelen ser caprichosas con los autores. En cuanto a los blogs de vídeos, intercambio de información técnica o grupos de discusión, y los blogs de vagancias (escoja usted el contenido de esta clasificación), creo que tienen la vida asegurada. Pero el blog del escritor independiente, cuya única idea al crearlo fue escribir su opinión sobre el mundo que lo rodea, ese que requiere la disciplina del escritor profesional sin serlo, ese es el que me temo va a ir perdiendo fuerza frente a los profesionales.

Los blogs de periodistas profesionales por lo general cuentan con patrocinios comerciales o dependencias con conglomerados de noticias que le permiten garantizar ingresos al autor. En estos casos la motivación para la autodisciplina deriva del interés por ganarse el sustento, que es uno de los mejores alicientes del mundo. En este sentido, el escritor amateur como el suscrito, sólo puede escribir periódicamente por su autodisciplina motivada únicamente por motivos personales (no se dejen engañar por la columna de la derecha repleta de publicidad, a la fecha de hoy los resultados no me tientan a dejar mis trabajos para dedicarme al blog a tiempo completo).

Por el momento, este servidor ha encontrado motivación suficiente para escribir al menos una vez por semana. Adicionalmente, como me impuse la tarea de proveerles con información de al menos un libro cada primera semana de mes, los artículos de “Desempolvando la Biblioteca” me proveen la parte más difícil del proceso de escribir (encontrar el tema), con lo cual mis obligaciones se resumen a proveer tres temas nuevos por mes.

Y como podrán haber deducido, esta semana la idea para un tema nuevo me eludió tanto que tuve que escribir sobre el tema de escribir… A mis colegas blogeros, ánimo. A mis lectores, si el cuarto les parece cada vez más desordenado es porque el que limpia ahora sólo viene una vez por semana.

7 comentarios:

Desahuciado dijo...

Eduardo, me atrapaste desde la primera línea. Esas luchas titánicas heroicas y dignas de cantares de gesta que nadie hará contra la condenada hoja en blanco, ahora pantalla.

La de veces que he empezado a relatarme a confesarme ese odio cerval que se gesta entre la nada blanca y mis manos fracturadas de momento, acerca de esa difícil parte del vicio de escribir... cuando a las "musas que son muy pu...s y muy traidoras" (dijo un cantautor español "ex-cocainómano") no les da la gana ser menos cabronas.

La de veces que ese papelucho o ese archivo acaba sin mayor pretensión que engrosar el basurero -el real o el digital- porque ni siquiera mi propia confesión me satisface. No sé si te ha pasado lo mismo.

Ahora bien, lo de los blog de opinión yo no pronosticaría su fin en un plazo medio. Tal vez, tal vez los actuales acabarán olvidados por sus dueños, pero vendrán otros y otros y otros efímeros, longevos. Pero vendrán. Todos sujetos, eso sí a la autodisciplina del grado de adicción a las letras que se tenga.

Homo surfus dijo...

Entonces te visitaré dos veces por semana, la primera para leer tu post y la segunda para leer el nuevo, en caso de que el nuevo no esté volveré una tercera, si no está volveré.......

medea dijo...

A veces me cuesta escribir porque siento que todo lo que tenía atrapado y ordenado lo expuse en el primer año... ahora todo me suena a repris, a rehash, a más de lo mismo....

Creo que el blog de opinión o personal no va a morir... siguen siendo los blogs más populares para leer, además que a mi criterio, quienes los escriben no lo hacen por la plata o porque quieran vivir de eso. Y si llega el día de ser tan popular de poder hacerlo, considérese afortunado... o obligado a siempre ser tan efusivo, original, y fluido como su público espere.

Solentiname dijo...

te mato si cerrás este o lo dejás tirado. Te mato.

Anónimo dijo...

Bueno, qué más que decir que tienes los dedos llenos de razón. La constancia es lo más difícil que he encontrado en esta mi fase de pseudo escritor amateur underground. Ni siquiera es la falta de ideas: es la cuestión de sentarse frente a la pantalla a digitar.

Anónimo dijo...

Atrapada.....

djtopo dijo...

gracias a Dios, en especial para un fiel lector del cuarto como yo...